Saltar al contenido.

No más Glamorous Indie Rock and Roll

febrero 3, 2011

The Killers volverá este año a los escenarios en el Lollapalooza Chile 2011. Hace tiempo que quería escribir sobre uno de los grupos que más escuché hace cinco o seis años gracias a su primer álbum, Hot Fuss. Simplemente redondo. Ahora creo que podrían cambiarse de nombre porque poco queda de aquel grupo que cantaba “I’ve got soul but I’m not a soldier”.

Lo más grave para mí no es el hecho de que ahora se pueda escuchar una canción de The Killers en todas partes y que todo el mundo les conozca, sino el hecho de que esas canciones ya no tienen fuerza ni me transmiten nada. En Hot Fuss hablaban de celos, de desesperación, o de deseo y lo decían con unas letras ambiguas, con sus guitarras y con la voz sintetizada de Brandon Flowers donde le importaba más entonar el sentimiento de lo que cantaba que no demostrar su capacidad vocal como hace actualmente.

Ya en Hot Fuss el grupo pasó de ser algo indie a convertirse en “indiestream” gracias a Mr. Brightside. Sophie Muller dirigió el videoclip donde aparecía el hermano de Julia Roberts, Eric Roberts, en un escenario a lo Moulin Rouge. En aquel entonces era el grupo de moda en el Reino Unido, pero en su país, Estados Unidos, no eran tan conocidos. Este videoclip y la versión americana de All these things that I’ve done (nada que ver con la primera versión) ayudaron a que sumaran seguidores al otro lado del Atlántico. Pero el grupo de Las Vegas quería más. Para el segundo álbum se cambiaron a un look más kitsh digno de su ciudad natal y Tim Burton dirigió uno de los sencillos, Bones. En uno de los hoteles de Las Vegas se podía ver el vestuario utilizado para la ocasión.

Vestuario de Bones expuesto en Las Vegas

La historia del grupo es de momento corta y sus seguidores se han multiplicado exponencialmente aunque muchos de los primeros ya los hayan abandonado. Y es que en 2006 con Sam’s Town quisieron repetir la fórmula de éxito de canciones como Mr. Brightside añadiendo épica y un exceso de producción a lo U2. Poco después, apareció un disco de “caras b” titulado Sawdust con la colaboración especial de Lou Reed en Tranquilize y la versión de Romeo and Juliet de Dire Straits.

Sin embargo, la decepción más grande que tuve con ellos fue hace dos años cuando escuché Human el adelanto de lo que sería su nuevo disco Day & Age. Ya no reconocí el sonido The Killers, ni sus guitarras y hasta la voz de Brandon Flowers me pareció exagerada y pesada.

De directos de The Killers tuve la oportunidad de ir al que hicieron en la Sala Razzmatazz en noviembre de 2006 donde conocí a otro gran grupo, Howling Bells, que les hicieron de teloneros. Fue un concierto íntimo comparado con lo que vendría después. Hace dos años actuaron en el Palau Olimpíc de Badalona donde se mezcló gente “pro-Human” con los que se quedaron en Somebody told me. De la misma manera que cuando actuaron en el FIB, fue un concierto de esos que solo esperas a que suenen tres o cuatro canciones y en las demás desconectas. Después de una larga lista de festivales, Brandon Flowers decidió sacar su propio disco, Flamingo. Más de lo mismo.

Con tanto cambio en tan pocos años no sé qué espero del próximo trabajo de The Killers, pero es que creo que ya no espero nada. Eso sí, seguiré escuchando Hot Fuss una y otra vez con mucha nostalgia. Ya no podrán decir aquello de “Glamorous Indie Rock & Roll is what I want It’s in my soul It’s what I need. Indie Rock & Roll it’s time”.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. febrero 4, 2011 7:46 pm

    Coincido plenamente con el articulo. The Killers irrumpieron en los años de la explosión indiestream de mediados de la primera década del sXXI. Eran unos nuevos Duran Duran, con un carisma arrollador y todos los números para arrastrar a las masas, a la vez que con muy buen gusto para las canciones. Aunque tuvieran un descarado enfoque comercial, los temas de ‘Hot Fuss’ tenían un potencial tremendo. Yo los vi en la Razzmatazz cuando vinieron presentándolo la primera vez, y allí ya se notaron las carencias. La labor de Jeff Saltzman en la producción no se ha destacado suficiente: fue el mismo que acabó de pulir a The Sounds y les produjo su disco con más tirón.

    No me gustó su evolución, ni ‘Sam’s Town’ ni tampoco la falta de respeto que me parece que es su versión del ‘Shadowplay’ de Joy Division: su aparición en la BSO de ‘Control’ es completamente inmerecida. Y si contamos que lo que vino después fue ‘Human’… Bufff. Para colmo, el disco de Brandon Flowers, hecho a partir de descartes de The Killers.

    Desconfío mucho de lo que puedan ofrecer: creo que lo más emocionante que tenían era una frescura que perdieron en seguida. Ya veremos qué tal el nuevo disco. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: