Saltar al contenido.

Sobrevivir a un sábado en el Bilbao BBK Live

julio 16, 2012

Sin tener fiesta el jueves ni el viernes la pregunta era si valía la pena ir al Bilbao BBK Live el sábado. La respuesta está en la actitud. Sí, valía y valió la pena.

Cogí el primer vuelo de la mañana dirección Bilbao y me metí de lleno en la ruta de los pintxos. Es el valor añadido de los festivales, que haces turismo a la vez que disfrutas de la ciudad, de la música y de sus gentes. Bilbao era un marco incomparable y el festival está situado en uno de los lugares con mejores vistas de la ciudad.

Me encontré a mis amigos que llevaban dos días de conciertos bajo el lema “Mucha música y poca ducha”. Lo peor del festival han sido las facilidades de la organización. En nuestra zona de acampada no había ni duchas ni lavabos y las tiendas estaban montadas en pendiente. Así que tuvimos que dormir inclinados y, sin fuerzas para soportar la ley de la gravedad, acabar haciendo la croqueta dentro de la tienda. El resultado fueron unas agujetas en los sitios más insospechados y pocas horas de sueño.

El sábado empezó con PS I Love You seguido por Eli Paperboy Reed. El ritmo lo marcaron ellos con voz impresionante y la chica tocando la pandereta y moviéndose sin parar. El apunte quisquilloso se lo lleva los pantalones de él que eran más estrechos que unos pitillos de chica y de color azul cielo. Estilismos a parte, dieron un gran directo y al final nos hicieron a todos bailar.

Para mi gusto fue la gran noche escocesa. The View tocaron en el escenario grande con canciones que, para la mayoría, eran temas de esos que escuchas mil veces y no los puedes asociar a ninguna banda. Hits como Tragic Magic o Same Jeans sonaron mientras iba anocheciendo poco a poco en Kobetamendi.

La noche cayó justo para Glasvegas. El primer disco de estos escoceses está entre mi top ten de discos de mi vida. No sé si es porque les empecé a escuchar mientras viví en Glasgow. El enlace emocional ya lo tenían ganado. A pesar de que ya me habían avisado de que sus directos no eran muy potentes tenía mucha confianza en ellos y mucha ilusión. No me defraudaron. La primera, Flowers & Football Tops no sonaba del todo bien, la voz no tenía fuerza y la canción parecía ir a cámara lenta. Poco a poco recuperaron el sonido y la energía y a más de uno nos dejaron con la boca abierta después de Daddy is Gone, Geraldine o S.A.D Light.  Tampoco faltó Please Come Back Home, esos temas que no te esperas y que te sacan una sonrisa y casi una lágrima. El momento apoteósico llegó con Go Square Go. Ese fue EL MOMENTO ya que recordaba a los escoceses allá en Glasgow coreando “Here we fucking are” con acento imposible antes de algunos conciertos y fiestas.

Después de la subida vino la bajada con Keane. Es un grupo que si bien los dos primeros singles que publicaron me hicieron relativa gracia, lo que vino después me supo indiferente. Así que hicieron la banda sonora perfecta para la hora de cenar y hacer un cambio de escenario para ver a Enter Shiraki. No entendí nada, supongo que hicieron un gran concierto porque la gente se entregó muchísimo y uno de ellos acabó al final del público cantando y saltando.

Garbage. Lo podría poner en mayúsculas y quizás me quedaba corta. Un grupo mítico de mi infancia-adolescencia. Muy fan de Shirley Manson y del momento en el que ellos siguieron tocando sin darse cuenta de que no había sonido. Alguien les avisó y ella pudo hacer gestos de “te voy a matar” a alguno de los técnicos. Incomprensible que en estos festivales tan grandes hayan estos fallos. En su directo no faltaron hits como Only Happy When It Rains o Stupid Girl y me sorprendió escuchar Why Do You Love Me y no pensar que era una canción tonta como llegué a creer cuando la publicaron. Garbage es rock sexy del bueno y otro de los momentos de un sábado que para muchos no tenía un cartel suficientemente potente.

El último concierto era SUM41. Es decir, las canciones de American Pie. Poca cosa más puedo decir de este grupo. Ahora bien, fans allí tenían, y muchos. Con la batería a punto de agotarse había ganas de la sesión de los Djs de Independance Club y no me defraudaron pero tampoco me sorprendieron. Pude decir cada una de las canciones que pincharon y de ahí a que me etiquetasen como el “shazam en persona”.

Para acabar y rematar el sábado había que quedarse a la sesión de Nasty Mondays. Más rock y más “temarracos” para encantar al personal y llevarnos un buen sabor de boca del Bilbao BBK Live. Y el punto final fue una vez dentro de la tienda, donde una vez en el saco de dormir empezó a llover para gusto de muchos y disgusto de otros pocos.

Un día es insuficiente pero así la experiencia fue más intensa e irrepetible. Cuestión de actitud, buena compañía y ganas, muchas ganas.

Bilbao

Bilbao

The View

Glasvegas

Glasvegas

PS I Love You

PS I Love You

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: