Saltar al contenido.

Exhibicionismo en redes sociales: Somos lo que publicamos

agosto 20, 2013

Un artículo en The Guardian se preguntaba qué abandonar primero ¿Facebook o Twitter? La respuesta era clara; mientras que Twitter es esencial para el trabajo, Facebook está inundado de publicidad, agujeros de seguridad y disputas a nivel de propiedad intelectual.

A partir de aquí mi duda: ¿hay tanta diferencia entre una red y otra? Creo que a estas alturas ya no.

Twitter es esencial para todos aquellos que trabajamos pendientes de la actualidad. Es una red social que permite la difusión y viralidad de contenidos que de otros modos habría sido casi imposible dar a conocer. Ha creado conversaciones entre gente que no se conocía a raíz de hablar de un mismo tema: música, películas, Social Media, tecnología, deporte, etc. Y lo más importante, es que se comentan eventos a tiempo real. La publicidad está ahí igual que en Facebook, pero quizá no es tan intrusiva ni visual.

Las disputas de la propiedad intelectual no es algo que sólo tenga Facebook. Twitter también las padece. Desde no mencionar a las fuentes hasta apropiarse de contenidos de otros o la carrera para ver quién publica antes dejando de lado la calidad del artículo. Como Twitter es instantáneo, los textos ya no reposan o “el primero gana”.

Más allá de estos problemas que subraya The Guardian, el concepto idealista de Twitter donde era un intercambio de contenido se ha perdido porque como dicen muchos otros, Twitter puede ser comparable a un bar donde hay conversaciones con contenido de calidad pero también flirteos, discusiones sin argumentos fundamentados, profesiones frustradas  y ruido, mucho ruido. Por ruido me refiero a contenidos de baja calidad, fuentes no contrastadas. Peor todavía: links de discos filtrados en la red o tráfico de películas y series pirata.

Después hay una gran parte de los usuarios que lo ven como una herramienta para exponer sus emociones y su cuerpo: exhibicionismo virtual. Las personas siempre esperan la aprobación de los demás. Y qué mejor que exponer su cuerpo públicamente para que un simple gesto (un like o un favorito) sirva de apoyo y afirmación. Como un periodista al que le da rabia el nuevo periodismo ciudadano, del cual me incluyo, las diseñadoras de moda deben estar horrorizadas después de ver cómo muchas chicas que no saben diferenciar ni tejidos ni fibras publican día tras día sus outfits. Outfits que en muchas ocasiones esconden otro objetivo; el de exponer su cuerpo con dosis de sensualidad y erotismo engañado por miradas angelicales y poses imposibles pero sugerentes. Y sí, hablo del género femenino en concreto.

Las fotos de este tipo de usuarias están en Instagram pero no dudan en enlazarlo con Twitter. Es decir, abiertamente y sin tapujos. Y funciona. Se puede hacer la prueba; un texto, una canción o un tráiler en Twitter nunca llegará a tener el engagment que genera ese tipo de imágenes.

El exhibicionismo tiene peligros. Los sociópatas o los trolls que pueden llegar a molestar a estas usuarias hasta crear amenazas o propuestas indecentes y el de la proliferación de relaciones platónicas, y no tan platónicas, con esas fotos retocadas de Instagram para agradar al personal y que insultan sin querer al mundo de la moda. Lo insulta porque la moda es una expresión cultural y social más allá de cómo se represente y, igual que todas las manifestaciones culturales, necesita de conocimiento. Esto no es moda, es un “te enseño mi nueva camiseta pero en el fondo lo que quiero ver es si te gusta mi clavícula”.

En cambio, el exhibicionismo emocional tiene muchas ramas; desde el sentimental donde los usuarios dejan claro su estatus y son capaces de flirtear públicamente con sus seguidores hasta el exhibicionismo hater laboral, meteorológico o político. Y no lo veo como algo negativo, al fin y al cabo es una red social y como tal los perfiles personales han de combinar tweets espontáneos y emocionales con otro tipo de contenidos más serios a pesar de que no seamos especialistas de ningún campo. O quizá si lo somos pero no sabemos enfocarlo bien.

El peligro de Twitter está en que la balanza se incline más de un lado que del otro, en que se convierta en una red personal igual que Facebook donde la gente exponga su vida a modo de diario. Twitter dejará de cumplir su función cuando deje de generar debate. Que alguien publique un artículo o viralice el de otros y no reciba comentarios ni para rebatirlo ni para apoyarlo. Y que el único debate lo generen tweets personales con objetivos de autoaprobación por falta de autoestima o exceso de esta. Como un Gran Hermano virtual del que todos nos quejamos si se emite por la televisión pero nadie critica si se encuentra en los medios online.

Este hecho también repercutiría en las relaciones personales tal y como se ha comentado millones de veces. ¿Debemos seguir a nuestros ex, a los amigos de nuestros conocidos, a la familia, o incluso indagar sobre el pasado de nuestras relaciones sentimentales y amistosas actuales? Porque todo queda grabado. Es el “mystery versus history” que se comentaba en How I Met Yout Mother. ¿Necesitamos saberlo todo de la gente o hemos de ser nosotros los primeros en dosificar, saber que hay límites y filtrar todo ese ruido vació y sin sentido de las redes? No debemos olvidar que somos nosotros los que decidimos a quién seguir y qué es lo que publicamos al instante y las redes forman parte de nuestra rutina. ¿Y si vamos por el camino fácil y las abandonamos todas? #noway.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. anonimo permalink
    mayo 1, 2015 6:28 pm

    Estoy en Instagram desde que me gradúe en la universidad en 2013. Trabajo en el sector cinematográfico y viajo bastante por lo que esta pagina es increíble que compartir con amigos y familiares los sitios que veo cuando estoy fuera. Se nota que estoy trabajando porque es cuando subo fotos, si estoy en casa haciendo vida normal no subo fotos. Creo que Instagram o cualquier red social que se tercie usada con sentido común puede ser una herramienta muy útil. Naturalmente no soy quien para criticar y que cada uno suba lo que quiera, pero hay que recordar que eso puede traer consecuencias y que en exceso hasta perjudicial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: