Saltar al contenido.

Tweets con descarga directa o piratería pública

septiembre 9, 2013

Durante estas últimas semanas han abundado los tweets con enlaces directos a descargas de discos todavía no publicados como Chvrches o Arcade FireDescargas de fuentes no oficiales que llegan a volver a plantearse cuáles son los derechos y deberes de los usuarios en un medio del que muchos esperaban describirlo como “democrático”.

Internet ha permitido la democratización de la opinión. Todos podemos tener nuestro espacio para escribir y expresar nuestras ideas sobre un objeto cultural desde un punto de vista crítico, analítico o emocional. Democratización no significa, como muchos piensan, en la libre circulación y el “sin pasar por caja” de la obra acabada.

La excusa de que la descarga ilegal beneficia al autor y perjudica a la discográfica no es válida. Un libro necesita de una editorial igual que un disco necesita de una discográfica. Alguien que mejore y promocione el “producto”. En una editorial está claro; un autor redacta un texto, el corrector hace modificaciones ortotipográficas y el editor lo mejora y hace que sea coherente. Después el departamento de arte lo ordena visualmente, se lleva a producción y marketing lo promociona. En un disco ocurre lo mismo; hay muchas personas involucradas, la discográfica no es un simple intermediario como tampoco una productora lo es de una película. Un productor musical, igual que hace un editor, intentará darle coherencia al disco y buscará los detalles más fascinantes para mejorarlo y crear cierta personalidad. Por todo, el hecho de publicar una descarga no oficial perjudica a todos esos trabajadores porque nos ponemos bajo el paraguas de que la cultura es gratis. La cultura no es gratis. Es como decir que no tiene valor porque no estamos pagando por ella. En esta escala de valores nos pondríamos en el mismo nivel de los políticos de nuestro país que reducen la cultura a ocio y entretenimiento.

Más allá de un problema económico (que en parte lo es) se ha convertido en un problema social y cultural que hace tambalear hasta la ética periodística. Estos días revistas y blogs han aireado lo nuevo de Arcade Fire o el disco de Chvrches con la misma excusa que los usuarios: ser los primeros en opinar y difundir sin poder llegar al nivel de análisis o crítica. La crítica es análisis, evaluación y recomendación. Nunca en su misión ha estado la de difundir lo “ilegal”. A veces esa crítica entra en conflicto con lo que mueve las redes sociales que es la inmediatez y cultura del infotenimiento; basarse en las formas y no en el contenido. Quien avisa primero gana y cuanto más atractivo se haga, mejor. 

Por lo tanto, el hecho de que proliferen las descargas ilegales y que discográficas, editoriales, revistas y diarios cierren, ¿es culpa de los usuarios, de los medios o también de las empresas porque no están sabiendo adaptarse a Internet? El medio online está cambiando tan rápidamente que es difícil encontrar respuestas válidas y que no caduquen al día siguiente. Sea como sea hay que empezar por dar valor a la cultura sabiendo que la primera responsabilidad la tiene el usuario. Después serán las empresas quienes tengan que pensar cuál es la mejor manera de promoción y adaptación a este tercer entorno.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. septiembre 10, 2013 9:43 am

    Verdades como puños… algo así decía yo también por aquí:
    http://notasdekar.com/2009/12/07/piratas/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: