Skip to content

Facebook, Whatsapp y la privacidad que nosotros queramos

febrero 22, 2014

Ante la reciente compra de Whatsapp por parte de Facebook muchos usuarios se han escandalizado y han visto todavía más cuestionada su privacidad; “Facebook nos tiene controlados”.

Telegram, el servicio de mensajería instantánea ruso, reivindica que tiene un cifrado mucho más seguro y que, si se desea, los mensajes se pueden autodestruir sin dejar rastro en los servidores. Todo esto les ha permitido saltar hasta el número uno en el top de las aplicaciones más descargadas en España después de que Facebook anunciara la compra de Whatsapp. ¿Miedo a la pérdida de privacidad o rabia de que una única empresa domine todo?

Es contradictorio que se pida más cuidado con nuestra privacidad cuando luego no tenemos en cuenta los mismos puntos para el resto de redes sociales. La mayoría de usuarios tienen Twitter en modo público, y por lo tanto, cada tweet es indexado y puede aparecer como resultado en las búsquedas de Google. En Instagram, recientemente comprada también por Facebook, publicamos fotos nuestras, de los menores de la familia y de nuestras parejas. En Foursquare indicamos al instante dónde nos encontramos e incluso si queremos, con quién. La privacidad, en parte, depende de cada uno de nosotros. Cada persona decide qué publicar. En las redes todos somos generadores de contenido o, visto desde el punto de vista comercial, anunciantes. De ahí que desde hace algún tiempo muchos usuarios se hayan cuestionado si es seguro poner fotos de sus hijos menores o no y de que la seguridad de los adolescentes que todavía no tienen una formación digital se haya visto cuestionada.

Facebook ya era dueño de esas píldoras de supuesta privacidad independientemente de que nuestros muros estén abiertos o cerrados. Ya estamos expuestos de una manera u otra y quizá, para muchos, esa exposición es lo que más atrae de las redes sociales hasta el punto de pasar el límite del exhibicionismo físico y emocional. Miedo a la pérdida de privacidad pero por otro lado ganas de exponernos y de que a través de likes, favoritos y retweets nos podamos sentir aprobados.

En las redes no solo publicamos contenido propio, también dejamos nuestros datos e intereses. Cada vez que hacemos “like” a una marca, grupo de música o película y ponemos de dónde somos o nuestra fecha de nacimiento, estamos ayudando a crear una gran base de datos. Facebook ya tiene nuestras características sociodemográficas e intereses asociados a cada uno de nosotros. Es lo que está detrás de esta gran plataforma y que los usuarios, en la mayoría de veces, no son del todo conscientes.

Por lo tanto, este escándalo a que Facebook pueda dominarnos también a través de Whatsapp puede que no sea debido a la pérdida de privacidad sino a un ataque en contra de que una única empresa pueda poseerlo todo. Actualmente los usuarios ya exponen su vida privada en la red ya sea voluntariamente o por la plataforma donde están registrados y que sea una o cien redes las que nos tengan fichados no significa que el grado de privacidad sea mayor o menor en un modo u otro.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: